13 de Junio – Carlos Chávez

Sharing is caring!

Carlos Antonio de Padua Chávez y Ramírez (Popotla, hoy perteneciente a la Ciudad de México, 13 de junio de 1899 – Ciudad de México, 2 de agosto de 1978), mejor conocido como Carlos Chávez, fue un compositor, director de orquesta, profesor y periodista mexicano.

Fue también fundador de la Orquesta Sinfónica de México.

De sus seis sinfonías, la segunda, llamada Sinfonía India, que utiliza instrumentos de percusión yaqui, es quizás la más conocida.

Chávez fue, además de pianista, compositor y director de orquesta, hombre público, funcionario, educador y político. ​ Con Carlos Chávez se consolidó definitivamente el movimiento musical nacionalista de México.

Según Robert L. Parker (1983), en 1922 Chávez se unió en matrimonio con la pianista Otilia Ortiz, con quien se fue de luna de miel a Europa (Viena, Berlín y París), donde no logró encontrarse con su ídolo Maurice Ravel, pero sí se entrevistó con Paul Dukas.

Armando Torres Chibrás escribe que, al volver a México en 1923, con música de Igor Stravinsky y Arnold Schönberg (en aquel entonces desconocido en México), Chávez se sintió decepcionado del entorno conservador de la música en el país y partió solo hacia Nueva York en diciembre del mismo año, donde conoció a Edgar Varèse y a Aaron Copland.

De regreso a México en 1924, Chávez organizó una serie de conciertos de música nueva con el apoyo de la Universidad Nacional.

Según Eduardo Contreras Soto, este concierto se realizó en el Anfiteatro Simón Bolívar, con estrenos en México de obras de Paul Hindemith, Arnold Schoenberg, Claude Debussy y de Chávez mismo.

Pero el desarrollo musical de México era muy lento para el gusto de Chávez, y éste volvió a Nueva York en 1926. Su ballet Caballos de vapor (Horsepower), de estilo «maquinista», se interpretó en un concierto de la International Composer’s Guild, en el Aeolian Hall de Nueva York, bajo la batuta de Eugene Goosens, en noviembre de ese año.

En 1928 Chávez fundó, junto con Henry Cowell, Carl Ruggles y Emerson Whithorne, la Pan American Association of Composers, cuyo director fue Edgar Varèse.

En esta asociación, que tenía una visión cosmopolita y experimental, Chávez comenzó a asegurar su propia proyección internacional.

De nuevo en México, Chávez fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica Mexicana, primera orquesta permanente del país, fundada por miembros del Sindicato de Músicos de la República Mexicana y que luego se llamaría Orquesta Sinfónica de México (OSM).

Chávez logró que la orquesta realizara giras por zonas rurales del país y que estrenara innumerables obras de compositores de diferentes épocas y nacionalidades, aunque siempre con especial énfasis en la difusión de la música mexicana moderna.

En 1928 fue nombrado director del Conservatorio Nacional de Música, cargo en el que se mantuvo por seis años y con el cual dirigió proyectos para coleccionar música folclórica.

Después de que Arturo Toscanini dejara la Orquesta Sinfónica de la Radio NBC en 1938, Chávez la dirigió en varios conciertos.

En 1940 produjo algunos conciertos en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, que incluían nueva música de compositores de México, de América del Sur, de los Estados Unidos y de Europa.

Desde 1947 hasta 1952 fue director general del Instituto Nacional de Bellas Artes.

En 1947 formó la Orquesta Sinfónica Nacional, que sustituyó a la OSM como principal orquesta de México. En estos años, Chávez tuvo una intensa agenda de presentaciones internacionales.

A lo largo de su vida, Chávez también dedicó tiempo a la enseñanza de las técnicas de composición musical, y formó a dos generaciones de compositores en el Conservatorio Nacional de Música.

A la primera de ellas (1936-1942) pertenecieron Daniel Ayala, Blas Galindo, José Pablo Moncayo y Salvador Contreras, miembros del llamado Grupo de los Cuatro.

A una segunda generación (1959-1964) pertenecieron Héctor Quintanar, Mario Lavista, Eduardo Mata, Humberto Hernández Medrano y Francisco Núñez Montes.

Carlos Chávez es también el autor de uno de los primeros textos sobre música electrónica que se hayan escrito: Hacia una nueva música (1935; publicado en inglés como Toward a New Music, W. W. Norton, Nueva York, 1937), y a él se debe la creación del Instituto Nacional de Bellas Artes de México.

En sus escritos, Chávez enfatiza la creación de un «arte útil», un arte que debía ser útil para las masas sin discriminación de clases sociales.

El arte, según Chávez, no es lujo ni privilegio. Realizó conciertos para las clases obreras. Clasificó a la música como eficaz e ineficaz. De esta manera, afirmó:

La Revolución en música es, en suma, la lucha del arte útil contra el arte inútil. Es la lucha del arte para todos, contra el llamado arte de la élite, de la aristocracia intelectual.

En su taller de composición, Chávez evitaba los tratados convencionales.

Los alumnos realizaban sus trabajos con las melodías autóctonas y populares. Se exploraban los instrumentos indígenas y prehispánicos.

Chávez se preocupa por el aspecto científico-artístico de la música popular mexicana.

Insistió en que los músicos mexicanos estaban obligados a conocer su tradición, pues de lo contrario no realizarían música mexicana.

En el artículo «La música propia de México», afirma:

El regionalismo se convierte en verdadero nacionalismo cuando éste es la suma equilibrada de todas las regiones.

El «estilo nacional» será el resultado del conocimiento mutuo de los mexicanos, y del país mismo en todas sus manifestaciones.5​

En 1943 fue elegido como miembro fundador de El Colegio Nacional.​

En 1958, fue ganador del Premio Nacional de Ciencias y Artes, por su desempeño en las bellas artes.

La Orquesta Sinfónica de México tuvo diversos antecedentes que no contaron con suficiente prestigio ni apoyo gubernamental para su desarrollo.

Es posible mencionar a la Orquesta del Conservatorio de Julio Meneses, que fue la primera orquesta sinfónica permanente y de altura profesional en México, pese a que sus integrantes no tenían un sueldo mensual fijo.

Bajo el gobierno de Venustiano Carranza a su regreso de Veracruz, la Orquesta del Conservatorio se transformó en Orquesta Sinfónica Nacional, donde aparecieron por primera vez los vocablos «sinfónica» y «nacional».

Su director Jesús Acuña logró mayor éxito que su predecesor.

Posteriormente Manuel María Ponce tomaría el cargo, y la orquesta comenzó a recibir por fin salarios fijos.

Durante el ministerio de José Vasconcelos, la orquesta pasó por una tercera y breve etapa bajo la dirección de Julián Carrillo.

De nuevo no había salarios fijos y sólo se recibía paga por ensayo y concierto, de acuerdo con determinadas tarifas.

La orquesta no trabajaba en permanencia todo el año y celebró pocas y esporádicas temporadas durante su breve existencia.

Chávez había tenido contacto con el jazz en Estados Unidos.

Una vez que el grupo de los Jazzistas había tomado el poder del Sindicato de los Filarmónicos del Distrito Federal invitó a Chávez a tomar la dirección de la recién formada Orquesta Sinfónica Mexicana.

Posteriormente ésta cambió de nombre por el de Orquesta Sinfónica de México (OSM). Al mismo tiempo, ocupó el cargo de director del Conservatorio.

La OSM nació a fines de 1928 como una cooperativa de los músicos del Sindicato de Filarmónicos del Distrito Federal, y Chávez, nombrado director oficial por el secretario general, la dotó de un consejo directivo.

Gozaba de un Comité Patrocinador y de un subsidio reducido por parte del gobierno, por lo que el Consejo directivo, con Chávez como principal, hizo suya la empresa y promovía cada año una campaña publicitaria de manera personal entre representantes de la banca, la industria y el comercio, una labor de promoción entre distinguidos intelectuales de la ciudad y una campaña de sensibilización para el público aficionado.

Ésta fue la primera orquesta enteramente profesional del país: estrenaba obras contemporáneas nacionales y extranjeras y posibilitó el desarrollo de la música mexicana. Según Chávez:

…La Orquesta Sinfónica de México es una institución cultural cuya misión fundamental consiste en difundir la música entre los habitantes del país, contribuyendo en esta forma a la educación del pueblo.

No fue sino hasta el año de 1930 cuando la Orquesta Sinfónica de México organizó los primeros festivales de música sinfónica para el provecho y crecimiento cultural de las clases obreras y trabajadoras.

…La Sinfónica de México se sustentó sobre los principios de una organización privada, según el modelo de las organizaciones sinfónicas que han existido desde hace mucho tiempo en otros países, principalmente en los Estados Unidos…

Las organizaciones nacionales anteriores a la Orquesta Sinfónica de México no tenían más fuente económica que los fondos públicos.

Las organizaciones privadas, según cuyo modelo se fundó la Orquesta Sinfónica de México, no tienen más fuente económica que las entradas de taquilla y los donativos o subvenciones de particulares, interesados personalmente en el desarrollo de las actividades culturales del país.

La Orquesta Sinfónica de México ha tenido subvenciones del gobierno. El gobierno fue su mecenas principal.

Posted by 13 junio, 2020 Leave a comment Category: Efemérides musicales Tagged:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *