30 de Agosto – Rosamel Araya

Sharing is caring!

Rosamel Araya (San Antonio, 30 de agosto de 1936 ‚ąí Buenos Aires, 12 de febrero de 1996) fue un cantante chileno de boleros.‚Äč

En 1958 ‚Äēcon 21 a√Īos de edad‚Äē, Rosamel Araya lleg√≥ a trabajar a la ciudad de Mendoza (Argentina) con el grupo Gatos fantasma, siendo el bolero su fuerte musical.

Con sus compa√Īeros recorri√≥ primero Argentina y el resto de Latinoam√©rica despu√©s.

Finalmente Araya se radic√≥ en Buenos Aires, donde desarroll√≥ buena parte de su carrera.‚Äč

¬ęQu√©mame los ojos¬Ľ, ¬ęArrepentida¬Ľ, ¬ęNuestro juramento ¬Ľ y ¬ęLa carta¬Ľ fueron entonces √©xitos arrolladores que afirmaron su popularidad como solista. Alcanz√≥ su mayor popularidad en los a√Īos sesenta.

En 22 de sus discos fue acompa√Īado por el tambi√©n jovenc√≠simo guitarrista Juanjo Dom√≠nguez, entre otros.

Cada fin de semana tenía contrataciones para animar bailes y participaba en programas musicales de televisión.

Realizó varias giras por América del Sur y grabó decenas de discos (en total dio a conocer más de ochenta).

En 1976 comenz√≥ una √©poca de represi√≥n muy dura en Argentina. En 1978, Araya volvi√≥ a Chile, donde vivi√≥ durante algunos a√Īos.

En 1979 visit√≥ Buenos Aires para participar en la pel√≠cula argentina La carpa del amor, con Cacho Casta√Īa, Ricardo Dar√≠n, Carlitos Bal√°, Tormenta, Manolo Galv√°n, Carlos Torres Vila y Katunga.

En 1983 regresó definitivamente a una Argentina que volvía a vivir en democracia, mientras en Chile continuaba la dictadura.

El bolero ya hab√≠a cedido el paso a otras manifestaciones de la m√ļsica latina pero Rosamel permaneci√≥ muy activo sobre todo en sus recorridas por el interior.

En 1995, por motivos de salud tuvo que suspender una extensa gira por Miami y países centroamericanos.

Con 59 a√Īos, tuvo que ser internado en el sanatorio Anchorena (de Buenos Aires) a causa de una dolencia hep√°tica.

Falleció por una insuficiencia respiratoria a las 2:45 del 12 de febrero de 1996.

Sus restos descansan en el panteón de Sadaic en el Cementerio de la Chacarita.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *