20 de Octubre – Horacio Malvicino

Sharing is caring!

Horacio Malvicino (Concordia, 20 de octubre de 1929)‚Äč es un guitarrista argentino.

Como miembro de las distintas formaciones de Astor Piazzolla, grab√≥ quince discos. Toc√≥ tango, jazz y bossa nova. Realiz√≥ proyectos junto a m√ļsicos como Leopoldo Federico y Daniel Binelli. Musicaliz√≥ muchas pel√≠culas. Es considerado pionero del jazz moderno en la Argentina y el primer guitarrista local de bebop.

En 1964 se public√≥ Horacio Malvicino Jazz Quinteto, disco grabado por el sello Melopea en el auditorio de la Radio Ciudad de Buenos Aires (donde tambi√©n tocaron las figuras m√°s representativas de distintos g√©neros, y por all√≠ pasaron el pianista de jazz Enrique Mono Villegas, los Hermanos √Ābalos (folclore) y el pianista de tango Horacio Salg√°n, entre otros.

Eran audiciones cortas, de quince minutos, pero que tenían una audiencia impresionante. […]
Era todo totalmente improvisado, como corresponde al jazz. […]

¡Fue tan encantador vivir los encuentros con aquel grupo! Era como jugar en la delantera del seleccionado. Nos conocíamos tanto que con sólo mirarnos ya sabíamos lo que iba a pasar. De más está decir que la grabación está hecha con otra tecnología, se grababa con un solo micrófono y el técnico tenía que tener en cuenta la ubicación de todos los instrumentos. Y todo iba directamente, sin pruebas previas.

En Concordia, donde vivi√≥ hasta los 18 a√Īos, un amigo coleccionista le hizo conocer la m√ļsica del guitarrista gitano belga Django Reinhardt (1910-1953) y el guitarrista afroestadounidense Charlie Christian (1916-1942). Cuando lleg√≥ a Buenos Aires se fascin√≥ con el llamado movimiento bopper, y junto a m√ļsicos como el Gato Barbieri, Lalo Schifrin y el Mono Villegas le rindi√≥ culto en el Bop Club (en el barrio de Congreso), el lugar donde nacieron los primeros intentos por desarrollar el jazz moderno en la Argentina.

Piazzolla lo escuch√≥ all√≠ y le pidi√≥ que formara parte del Octeto Buenos Aires que tuvo actividad entre 1955 y 1958, y lo sigui√≥ convocando hasta la disoluci√≥n de su √ļltimo Sexteto.

Tuve la satisfacci√≥n de que el Tano [Piazzolla] me llamara cada vez que se le ocurr√≠a. He entrado y salido diez veces de sus agrupaciones tangueras. Pero yo era la guitarra el√©ctrica: el objeto maldito dentro del tango. En aquella √©poca recib√≠a amenazas todos los d√≠as. Llamadas telef√≥nicas, an√≥nimos, tomatazos, tipos que me puteaban por la calle, sin mucha met√°fora: ¬ęO dej√°s a Piazzolla o te reventamos¬Ľ. [‚Ķ] Me pas√© la vida al lado de Piazzolla y su maravillosa influencia que no se me va a ir as√≠ nom√°s.

En el libro de memorias de Piazzolla que recopil√≥ Natalio Gorin se lee la opini√≥n del bandoneonista sobre Horacio Malvicino: ¬ęEs el guitarrista que mejor comprendi√≥ todo lo que yo escrib√≠, tal vez porque es el m√°s tanguero de los tres¬Ľ (los otros dos guitarristas eran Cacho Tirao y Oscar L√≥pez Ruiz).

Paralelamente a su carrera como guitarrista, bajo el seud√≥nimo de Alain Debray‚Äč grab√≥ numerosos discos LP como director de orquestas de m√ļsica ligera (easy-listening) integradas por m√ļsicos de sesi√≥n, como la denominada Des Champs-Elys√©es.

Entre estos discos se cuentan algunos de tangos interpretados “a la europea” en los que se inclu√≠a acorde√≥n solista en lugar de bandone√≥n. En contra de lo esperable estas versiones fueron √©xitos de venta en Argentina y Uruguay.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *