10 de Abril – Miguel de Molina

Sharing is caring!

Miguel Frías de Molina (Málaga; 10 de abril de 1908 – Buenos Aires; 4 de marzo de 1993), conocido artísticamente como Miguel de Molina, fue un cantante español de copla.

A los 20 años se dedicaba a llevar grupos de turistas a tablaos flamencos, pero sabe el potencial artístico que posee: voz y aptitudes especiales para la copla española.

En 1931 decide dedicarse a tal arte. Triunfa en Madrid, pero es en Valencia donde obtiene sus mayores éxitos, popularizando canciones como El día que nací yo (Juan Mostazo), Triniá, Te lo juro yo, La bien pagá (Juan Mostazo) y Ojos verdes. Esta última, una de las más célebres coplas españolas, estrenada en el barcelonés ‘Café de Oriente’, posteriormente sería incluida por Concha Piquer en su repertorio. Molina fue uno de los puntales del género de la copla, con una personalidad única como intérprete masculino.

Actuó para el disfrute de las tropas republicanas, pero, llegada la dictadura de Franco, un empresario le ofrece 500 pesetas por actuación, cuando anteriormente cobraba hasta 5.000 pesetas. Con toda iniquidad, le obliga a aceptar o, de lo contrario, le acusará de su pasado republicano. Miguel de Molina fue, finalmente, torturado y obligado al exilio, como también le sucedió al cantor de la República Angelillo y a los autores de copla Salvador Valverde y Ramón Perelló.​ Además de por haber ayudado al ejército republicano, se le acusaba de homosexual, como a otro artista de la época, Tomás de Antequera, y fue apaleado tras una actuación por tres individuos que se habían identificado como policías. Años más tarde, en una entrevista concedida a Carlos Herrera, identificó públicamente a dos de sus agresores: Sancho Dávila y José Finat y Escrivá de Romaní, conde de Mayalde.

En 1942 se exilió a Buenos Aires donde, un día, una orden de la Embajada española para que abandone Argentina da inicio a sus problemas por su condición de homosexual. Se exilió de nuevo a México hasta que, años más tarde, una llamada de Eva Perón hizo que regresara a Argentina; donde volvieron a ofrecerle numerosos contratos por todo el país y participó en películas como Ésta es mi vida.

En 1957 vuelve brevemente a España. En 1958 actúa en el filme Luces de candilejas, dirigida por Enrique Carreras. Ya en 1960, a los 52 años, decide terminar con su carrera artística. Fija temporalmente su residencia en Nueva York.

Fue un ser honesto y estricto, a la vez que eficiente y profesional. En su exilio era renuente a conceder entrevistas a periodistas de medios españoles. En sus espectáculos él mismo cuidaba hasta el mínimo detalle, empezando por el marketing y la publicidad.

En 1982 hizo una importante donación a la causa de Argentina en la Guerra de las Malvinas.

En 1992 el gobierno español le nombró caballero de la Orden de Isabel la Católica, reconociendo su contribución personal al mundo del arte en España.

Falleció en Buenos Aires, a la edad de 84 años, el 4 de marzo de 1993. Fue enterrado en el porteño cementerio de la Chacarita, en el nicho Nº 397 del Panteón de la Asociación Argentina de Actores.

También puede gustarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *